Alquileres a la Luz del DNU 70/23

 A casi 6 meses de la derogación de la ley de alquileres es un buen momento para preguntarnos en donde estamos parados y cuál es la tendencia del mercado.

No hacia faltar ser un erudito en leyes o saber leer el futuro para entender que la ley sancionada en el 2020 a pedido de las asociaciones de inquilinos, enardecidas estas en contra de los propietarios, seria un absoluto fracaso.  Para lo único que ha sido útil fue para enterrar con toda la pompa al mercado inmobiliario de alquileres.

Cuando se sancionan leyes de fondo, tan trascendentales como lo fue la ley de alquileres, no caben dudas que en la mesa de debate deben estar presentes todos los actores que las involucran. Cuando esto no sucede, es imposible pensar en llegar a un mínimo equilibro entre las partes, menos a un consenso, sino que se genera el efecto inverso. Esta nueva norma no solo no beneficio a los inquilinos, sino que los hundió, y junto con ellos al mercado de alquileres en general. Y no contentos con los resultados obtenidos, se intentó generar un impuesto más para las “propiedades ociosas” y así revertir esta tendencia, total, ya que estamos, le damos la estocada final.

Desde que el DNU de diciembre 2023 derogo la ley de alquileres es notable el cambio que se ha producido en materia de alquileres permanentes, no solo en CABA sino en varias regiones del pais.

En la ciudad de Buenos Aires, se registro un crecimiento tan significativo que paso de tener una oferta casi nula a un mercado de 15.000 viviendas. En San Martin de los Andes, con las diferencias claras entre una ciudad y otra, podemos concluir que si se notó un aumento significativo en la oferta de viviendas.

En palabras de Enrique Abatti, abogado especialista en derecho inmobiliario y presidente de la Cámara de Propietarios de la República Argentina, “lo más asombroso, aunque predecible, fue el aumento tan significativo de la oferta, algo que esperábamos, pero no en esta magnitud ni velocidad. Este giro en la política de alquileres resultó en una estabilización y, en algunos casos, reducción de precios, beneficiando a los inquilinos”.  No dejemos de tener presente que la dinámica del mercado es muy simple y básica, a mayor oferta de bienes, menor valor de mercado.

Para finalizar es claro que el futuro se vislumbra prometedor para todos aquellos que estamos involucrados en el rubro inmobiliario. Esperemos no transitar un efecto rebote, lo ideal sería que los precios y condiciones comiencen a equilibrarse en favor de un beneficio común.

Abrir chat
1
💬 ¿Tenés alguna duda?
¡Hola, que gusto que estés acá!
¿Podemos ayudarte en algo?
Abrir chat
1
💬 ¿Tenés alguna duda?
¡Hola, que gusto que estés acá!
¿Podemos ayudarte en algo?